Manuela
Buenos Aires, Argentina

Manuela

UBICACION
Buenos Aires, Argentina
Coautoría

Al ser un terreno y una manzana relativamente pequeños, el programa se resuelve en un edificio compacto con una planta de 8,66 m x 25,00 m, adoptándose una organización espacial de medios niveles, siendo 6 pisos sobre el frente, y 7 pisos sobre el contra frente, llevando al mínimo reglamentario las superficies de circulaciones comunes y patio.

Se predisponen, de frente a la calle Manuela Pedraza, 2 unidades de ambiente único, salvo en el 6° piso que queda resuelto un departamento de dos ambientes con balcón corrido, y de cara al pulmón de manzana, igualmente 2 monoambientes, siendo que la planta ofrece la flexibilidad de generar, sobre ambas fachadas, unidades en dúplex de dos y tres ambientes.

Todos los departamentos tienen baños completos, y toilette en el caso de los dúplex, cocinas integradas y balcones, siendo éstos su principal característica, ya que se resolvieron en baldosas de vidrio translúcidas, en la búsqueda de una propuesta original con respecto al aprovechamiento de la luz natural y a efectos de optimizar el asoleamiento en los espacios internos. Estas viviendas tienen una distribución no convencional, de interiores mutantes, flexibles, mediante paneles corredizos, que permiten adaptarse a diferentes necesidades del usuario.

Al adoptar un sistema estructural de losas sin vigas, las resoluciones generales están expresadas en la ausencia de dinteles, idea que se ve reforzada por muebles y fundamentalmente carpinterías, que van de piso a techo, tomando todo el frente de las unidades conformando un plano fuertemente acristalado, donde se suman las barandas de balcones también en vidrio, contrastando con la textura y opacidad de sus laterales de hormigón visto.

Los espacios comunes se dividen en dos: dando al frente, una terraza solárium con jacuzzi exterior sobre un deck elevado, y al contra frente dos amplias parrillas con espacios para mesas, resguardados del sol bajo una pérgola, y sanitarios.

A la planta baja libre se accede a través de un plano imperceptiblemente rampante, que se extiende como solado en una cinta de granito gris mara brillante, que nace en la línea municipal, y se interna bajo el edificio marcando el acceso a un hall vidriado para permitir las visuales hacia el fondo del terreno, donde hay un jardín de plantas autóctonas, creando así, una relación armónica entre la vereda y el corazón de la manzana. Los cielorrasos del hall, fuertemente pigmentados, son los únicos elementos de color donde predominan los tonos neutros y las diversas texturas y brillos de solados y tabiques de hormigón visto.

¿Estás por empezar un proyecto?

Hablemos

contactarse